Aventura, aventurero, aventurilla, aventurarse. Adrenalina, pasión, riesgo, nervios, vértigo. ¿Qué diferencia hay?

¿Quién es más aventurero que otro? ¿El que se fue a hacer la Panamericana en bicicleta o el que salía ansioso de su casa por pisar por primera vez una tierra desconocida para él?

Tanzania

Preguntas derivadas de una candidatura a aventurera de LAN Airlines (votos bienvenidos en el link), de un viaje en furgoneta por Bali con un conductor suicida.

Aventurero es quien sale de sus propias fronteras, sean las que sean. Altas como el Himalaya, bajas como las de la torre Eiffel. Duras como saltar al vacío dejando una seguridad de un trabajo que te ataba detrás, duras como salir de tu zona confort y pasar varios días sin tu almohada favorita.

Garganta del Salto del Tigre

Aventura es viajar sola por primera vez, es comprar un billete de ida, es comprarlo de vuelta. Es no saber qué va a pasar y desear al mismo tiempo no saberlo. Es degustar la espera en una sala, es tener miedo a veces, porque estoy convencida de que el aventurero hasta tiembla.

Yo no soy ni más aventurera ni más valiente que nadie pero la aventura engancha. Viajar engancha. La sed de adrenalina se hace cada vez más fuerte, las fronteras se hacen menos altas.

Campos de té de Malasia

Y así, como la que no quiere la cosa, de unas tormentosas carreteras en una isla de Indonesia me ha salido una disertación sobre ocho letras juntas, sobre una palabra tan subjetiva como otra cualquiera.

Aventurero, ¿qué es para ti la aventura?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies