Qué hacer en Manila – Una ciudad que también tiene corazón

¿Que qué hacer en Manila? Siempre que respondo dudas sobre Filipinas todo el mundo va directo “a lo bueno”, a lugares tan increíbles como Port Barton, El Nido o Siargao. Tu vuelo llegará o saldrá a/desde Manila y seguro que tienes unas horas para conocer un poco cómo es la vida de esta gigante metrópolis de 16 millones de habitantes. Hay mucho qué ver y qué hacer en Manila.

He perdido la cuenta de las veces que me han preguntado tanto filipinos como extranjeros sobre mi supervivencia en la ciudad. Vaya la verdad por delante: Manila no es una ciudad bonita pero tiene su corazoncito. Es una ciudad caótica, contaminada, el transporte público funcional bastante mal, los atascos de horas son el pan de cada día y, sobre todo, la pobreza campa tristemente a sus anchas.

Aún así, a Manila se aprende a quererla. Poco a poco y sin esperar demasiado, uno acaba haciendo vida como la haría en cualquier otra ciudad del mundo. Sin darte cuenta, se te hace bastante complicado marcharte y te das cuenta de que siempre la echarás de menos.

Sea como sea, que me pongo ñoña, si vas y le dedicas un par de días, vas a tener tanto que hacer en Manila que estoy segura de que no te vas a aburrir con lo que aquí abajo te cuento y la harás a ella y a todos los que viven allí un poquito más feliz.

Dónde dormir en Manila

Manila es una ciudad inmensa y quizás andas un poco perdido en este sentido. Si piensas pasar al menos un día completo en la ciudad, mi recomendación es que te alojes en la zona de Makati.

Makati es un barrio tranquilo y seguro. Yo misma viví allí durante un año entero y salí de día y de noche en solitario. Además, es muy accesible en taxi desde el aeropuerto (recuerda que puedes usar UBER en Filipinas y es muy económico, aquí tienes dinero gratis para tu primer viaje) y encontrarás bares y restaurantes abiertos a cualquier hora del día.

Mi recomendación para alojarte es el hotel Red Planet de Amorsolo. Está en una buena zona y el precio es acorde con la calidad. Si buscas algo más económico o si viajas solo, Z-Hostel es la opción ideal. También puedes encontrar otros hoteles en la zona aquí.

Otro barrio más mochilero y local es Malate. Encuentra opciones para alojarte en la zona en este enlace.

Además, las últimas veces que he estado en Manila he hecho uso de Airbnb y siempre he salido encantada. Si quieres obtener un descuento de 18€ para la primera vez que lo uses, pincha aquí. (Por otro lado, me ayudas a mí a seguir viajando, puesto que yo también gano créditos)

Qué hacer en Manila

He seleccionado mis planes favoritos en Manila y espero que alguno de ellos te sirva para quererla aunque sea durante unas horas, a acariciarle el pelo suavemente.

Desde el corazón, ¿te vienes a dar este gran paseo por la capital de Filipinas?

skyline-manila

1. Pasea por Intramuros, el barrio antiguo de Manila: Fuerte de Santiago, Iglesia de San Agustín y Casa Manila

La Perla de Oriente, así es cómo era conocida antes de que fuese arrasada en la Segunda Guerra Mundial. La destrucción de Manila durante el conflicto fue casi completa e Intramuros, su barrio colonial, fue prácticamente destruido. Sin embargo, como española, visitar esta zona de la ciudad me parece algo casi obligatorio.

Intramuros derrocha historia por sus rincones, una que pocos españoles conocíamos antes de poner un pie en Filipinas, y estoy segura de que no te arrepentirás de recorrer sus calles.

Una de las mejores cosas que hacer en Manila es visitar Casa Manila, donde pensé que estaba en una casa antigua de cualquier pueblecito español. Pasea por el Fuerte de Santiago y conoce en profundidad la historia de José Rizal, el héroe nacional. Después vaga un poco por las calles, cuélate en la Iglesia de San Agustín, en la catedral y encuentra la estatua de Miguel López de Legazpi junto al antiguo edificio de aduanas.

Cerca también queda el Museo Nacional de Filipinas, por si te animas a conocer un poco de la cultura filipina.

iglesia-san-agustin-manilacasa-manila-intamuros

2. Contempla algún atardecer desde Roxas Boulevard

La puesta del sol sobre el mar se ve desde el “paseo marítimo” de Manila, Roxas Boulevard o Manila Bay. A lo largo de esta larguísima avenida puedes simplemente sentarte en alguno de sus bancos y tomarte un helado de esos carritos tan encantadores de canción pegadiza.

Otras opciones también válidas son en Mall of Asia, el mayor centro comercial de la ciudad, o en el elegante hotel Sofitel si el presupuesto es lo de menos.

3. Pasea por Luneta Park o el Parque Rizal un domingo por la tarde

Junto a Intramuros está este conocido parque repleto de fuentes y donde se sitúa el Monumento a José Rizal (¿sabías que hay uno igual en Madrid?). Es curioso que durante unos años fuera llamado Paseo de Alfonso XII, en honor al rey de España.

Pasea en fin de semana o cuando el sol está a punto de caer y ha refrescado un poco. A los manileños les encanta estar por la zona y sentarse en el césped a pasar el rato.

4. Come auténtica comida china en Binondo

Binondo, fundado en 1594, es el barrio chino más antiguo del mundo. Una de las cosas que hacer en Manila es pasear a lo largo de Ongpin St., donde es posible ver todavía una ristra de caracteres chinos en las señales, rótulos de negocios y, por supuesto, en los restaurantes de gastronomía china que todavía quedan por la zona.

Date una vuelta por las tiendas de oro y jade, encuentra el templo budista chino escondido, visita las bonitas iglesias de Santa Cruz y Binondo y termina la visita saboreando una auténtica comida china. Mis restaurantes favoritos son: Ying Ying Tea House, Wai Ying Fastfood y Masuki Mami Restaurant.

5. Visita la Iglesia de Quiapo y su mercado vecino

La procesión del Nazareno Negro de la Iglesia de Quiapo se celebra cada 9 de enero y es la más multitudinaria que he visto en mi vida, con millones de personas agolpándose para poder tocar un pequeño paso. Esta escultura de Cristo es la más venerada por los manileños por su supuesta capacidad milagrosa y, aunque la historia es confusa, se cuenta que fue tallada por un carpintero mexicano y que llegó en un galeón hasta Manila desde Acapulco.

Sea como sea, Quiapo es un barrio con identidad y merece pasearse por los alrededores de la Basílica menor del Nazareno Negro para alucinar con todos los lectores de manos, de tarot y misterios varios. Además, es uno de los distritos más comerciales de Manila y podrás encontrar puestecillos en los que se vende absolutamente de todo. Hasta artículos pornográficos.

nazareno-negro-filipinas

6. Sal de marcha hasta el amanecer

Estando de viaje por Filipinas hay contados sitios en los que salir de fiesta por las noches. En general, fuera de Boracay o El Nido, todo suele estar bastante tranquilo cuando cae el sol (a no ser que seas un fan del karaoke y te unas al festival).

Si lo tuyo es la noche, en Manila estarás de suerte porque hay un montón de clubs y discotecas en los que bailar hasta altas horas. Busca por las calles de Makati, Bonifacio Global City (BGC) o Quezon City y seguro que encuentras un sitio animado.

7. Hínchate a pescado en el mercado de Dampa

Uno de los sitios más divertidos para cenar en Manila es este mercado de pescado que por las noches se convierte en un inmenso restaurante. El proceso es simple: camina por los puestos y elige el pescado o marisco que más te guste (¡no te olvides de regatear!), después dirígete a la zona de restaurantes y selecciona el que más te convenza porque ellos serán quienes lo cocinarán. Es decir, tú pones el género, seleccionas la forma de cocina y al restaurante le pagas un precio por prepararlo y, obviamente, por las bebidas que consumas.

También hay opciones de carne y verduras si no te apetece comer pescado. ¡La experiencia en Dampa market merece la pena!

dampa-market-manila

8. Compra algunos souvenirs

Si hay algo en Manila son centros comerciales. No tendrás ningún problema en encontrar todo lo que busques en las decenas, incluso centenas, de malls y calles comerciales. Ya solo por curiosidad, puedes pasear por alguno de ellos para alucinar con la inmensa cantidad de gente que encontrarás en ellos a cualquier hora del día.

Mi preferido es Greenbelt, en Makati. No digo que sea el que mejores tiendas tiene pero es una de las pocas zonas verdes de la ciudad y siempre es agradable sentarse a tomar un café junto a la semi-jungla que han creado en su interior, en la que podrás encontrar hasta una pequeña capilla muy concurrida a la hora de la misa.

Si estás buscando algo que llevar a casa de recuerdo, mi consejo es que visites alguna de las tiendas de Kultura Filipino, perteneciente a la cadena SM. Es el único sitio en el que puedes encontrar una mezcla de artesanía local y souvenirs típicos como imanes para la nevera o camisetas. La tienda más accesible es la del centro comercial SM de Makati.

9. Haz “turismo negro”

Los descubrimientos más divertidos que hice cuando vivía en Manila fueron sus cementerios. Así, como lees, una de las cosas que hacer en Manila es turismo negro, pues hay camposantos que son dignos de ver.

Junto a casa tenía el Manila North Cemetery y os prometo que me quedé con la boca abierta cuando llegó el 1 de noviembre. En vez de un cementerio, aquello se convirtió en una auténtica fiesta con globos, puestos de comida y gente cantando.

Más impresionantes en cualquier época del año son el Cementerio chino de Manila, lleno de nichos que podrían ser templos, y el Cementerio americano (en BGC), una inmensa explanada verde repleta de cruces blancas.

cementerio-americano-manila

10. Ve a un cine VIP

En España suele ser bastante caro ir al cine pero en Manila tienes cientos de salas estupendas en las que ver una película en versión original por mucho menos dinero. El precio de la entrada depende del cine, de la película y del tipo de sala que hayas elegido pero es común que cueste menos de cinco euros asistir a una película de estreno.

Un consejo: ve bien abrigado, en los cines en Filipinas suele hacer bastante frío y corres el riesgo de salir congelado de la sala.

11. Date una vuelta por los mercadillos de fin de semana de Makati

Si te apetece probar comida de otras regiones filipinas o llevarte algún producto orgánico, los sábados se celebra en Salcedo Village, Makati, el Salcedo Saturday Market. Desde las 7 hasta las 14 podrás pasearte por este pequeño mercado y picar algo en alguno de los puestos. Algunos de ellos cuentan con mesas para sentarse a descansar un rato y es una de las cosas que ver en Manila preferida de los locales de la zona.

Los domingos el mercado se desplaza hasta otra zona del barrio. En el Legazpi Sunday Market algunos stands permanecen y otros se unen a la cita en el espacio entre Herrera St., Legazpi St. y Salcedo V.a.

salcedo-market-manila

12. Tómate una San Miguel en el barrio más gamberro: Malate

Malate es el barrio que muchos mochileros que visitan Manila eligen para alojarse, ya que puedes encontrar alojamiento barato y un montón de restaurantes y bares. Además, por las noches sueles encontrar mesas en la calle para tomar el fresco, una cerveza y, ¿por qué no?, un balut. No es raro ver vendedores del huevo de pato fertilizado que supuestamente da potencia sexual por los alrededores de Remedios Circle.

13. Culturízate un poco en el Ayala Museum

Manila no es una ciudad de museos pero una opción interesante para conocer un poco mejor la historia de Filipinas se encuentra en este pequeño museo situado en el centro comercial Greenbelt, en Makati. La entrada básica al Ayala Museum cuesta 425 pesos.

Si viajas con niños y tienes ganas de hacer algo divertido, en el barrio de Fort Bonifacio han abierto un museo, The Mind Museum, donde se tratan temas científicos de una manera amena. Hay también un planetario y una zona dedicada a los dinosaurios. Eso sí, la entrada cuesta 625 pesos.

ayala-museum-manila

14. Zampa sushi a dos carrillos en Makati

Una de las cosas que hacer en Manila es hincharte a comer en restaurantes japoneses por un precio de risa. Mientras que en España comer sushi o un simple plato de yaki soba te sale por un buen pico, en Manila hay muchísimos restaurantes a un precio estupendo y con una calidad genial en los que no es raro ver a un buen número de japoneses.

En Makati se concentran muchos de estos restaurantes. Así, en la zona de Chino Roces Ave. se encuentra Little Tokyo, donde tienes varias opciones. Para mí la zona más interesante es la cercana A. Arnaiz Ave, donde hay una izakaya que se llama Nihonbashi Tei a un buen precio.

 15. Ve a mi restaurante favorito: “El Pollos”

Cuando vivía en Manila iba varias veces a la semana a comer al mismo restaurante, una de las sucursales de JT’s Manukan Grille, más conocido por la tribu española como “El Pollos”.

No esperes nada lujoso pero sí un pollo extremadamente sabroso marinado al estilo ilonggo. Esta forma de hacer el pollo es tradicional de la ciudad de Bacolod pero en este sitio lo hacen de forma maravillosa y se me hace la boca agua cada vez que recuerdo el olorcito a brasa.

Hazme caso: pide pecho, garlic rice y prepara la salsa. Parte un poco un par de chiles, echa un poquito de zumo de calamansi en el platito, pon salsa de soja y remueve. ¡Espectacular!

jts-manukan-grille

¿Tienes alguna sugerencia más sobre qué hacer en Manila para mi próxima vez? ¿Algo que se me haya olvidado? ¡Dímelo en comentarios, que me hace ilusión!

¿Estás diseñando tu viaje a Filipinas y no sabes por dónde empezar? Comienza leyendo esta completa guía sobre el país.

Si no tienes tiempo para planificar tu viaje por ti mismo, cuenta con mis servicios como experta planificando viajes en Filipinas. Escríbeme a blogsoloida@gmail.com y vemos cómo podemos hacer que tengas un viaje de ensueño.

No te la juegues y contrata un seguro de viajes para Filipinas. Yo utilizo el de IATI Seguros y me va de maravilla. Además, aquí puedes obtener un 5% de descuento para tu próximo viaje.

Compartir es regalar amor...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn