Vida isleña en Bantayan

¿Quién sería capaz de vivir completamente rodeado de mar en un trozo de tierra que escasamente supera los 100 kilómetros cuadrados?

Playa Bantayan Cebu

A pesar del sol resplandeciente, llegué a Bantayan con los coletazos de un tifón y, con ellos, la cancelación de los ferris que iban hacia la isla. El mar estaba bastante encabritado pero allí me esperaba Sylvia, una de esas nómadas que me había encontrado un año atrás en un panorama tan diferente al de ahora: rodeada del verde de Kong Lor. Así que hice otra de esas barbaridades en las que únicamente resuenan en tu cabeza las voces de tus padres y utilicé una bangka (la pequeña embarcación filipina de madera) fletada por pescadores para llegar a la isla.

Después de gritos, risas, unas dosis de miedo y, sobre todo, mucha agua hasta en rincones recónditos de mi cuerpo, desembarcamos directamente en una playa de arena blanca infinita. Mis ojos no eran capaces de intuir su final. Un pequeño y colorido trycicle nos esperaba entre esas palmeras que tanto me gustan y ahí comenzó una nueva etapa de vida isleña.

Carreteras Bantayan Cebu

Agua Bantayan Filipinas

Bantayan es una isla situada en la región filipina de Visayas, el corazón del archipiélago. A unas tres horas en bus y otra más de barco (cuando el mar está en calma), al norte del caos de Cebú, este pedazo de tierra baja las pulsaciones hasta al más estresado.

En los 17 kilómetros de largo y 7 de ancho que mide Bantayan la vida transcurre casi igual que en 1582 cuando Miguel de Loarca, uno de los primeros conquistadores,  escribió sobre ella lo siguiente:

A la vanda del norte de a ysla de çubu apartada della como dos leguas esta la ysla de bantayan que terna oçho leguas de box y dos de ançho tiene çerca de mil yndios y son de vn encomendero ella y la ysla de Vohol aRiba diçho, la gente della es buena gente tratante tienen grande pesquerias que es ysla de heçha muçhos baxos tiene pesqueria de perlas aunqe poca cosa no se coje en ella sino a Millo y borona y no se coje ningun arroz por ques tierra toda de mal pais aunque llana algunos de los naturales desta ysla haçen sus sementeras en la ysla de çubu, como digo esta dos leguas de trauesia tiene muy buenos palmares y lo mismo se a de entender de todas las yslas de los pintados porque todas lellas abundan en gran cantidad de palmas.

Aparejos pescador Filipinas

Niños playa isla Filipinas

Atardecer palmeras Bantayan

Junto con Malapascua y Siargao, Bantayan es una de las islas más tranquilas que he pisado nunca. Es uno de esos sitios que te hacen darte cuenta de lo poco que hace falta para ser feliz y, en mi opinión, cuando lugar transmite esto, es que es realmente especial.

Su población, sonriente y risueña, vive repartida entre los tres pueblos principales -Bantayan, Madridejos y Santa Fe- y centenas de pequeñas aldeas de pescadores junto a la playa. Viven en el paraíso y espero que ellos lo sepan tan bien como lo sé yo ahora.

Paseé una decena de veces fascinada por las playas de Bantayan. Aturdida por los colores del agua y de la arena: turquesa y blanco; y por la perfección de las palmeras y lo maravilloso que era verlas salpicadas por el tono chillón de las pequeñas bangkas de los pescadores. Pero, sobre todo, me pareció ridículo que allí no hubiese nadie.

Paisajes Bantayan Filipinas

Pueblo pescadores Filipinas

Pescadores BantayanAgua turquesa BantayanEstuve casi una semana en Bantayan y cada vez que iba a la playa, la tenía entera para mí. Los pocos hoteles que encontré estaban casi vacíos, hoteles en una playa de postal, a la que la famosa Boracay poco tiene que envidiar.

Me dediqué a imaginar una vida en Bantayan, paseando cada tarde entre miles de estrellas de mar, haciéndome amiga de los niños más bonitos del mundo y poco a poco me di cuenta de que no era una idea descabellada. La vida isleña ha cautivado a muchos extranjeros, que caminan como uno más por Santa Fe, que han montado negocios en la isla (¡hasta una granja de gallinas!), que ya no se imaginan sin que sus días trascurran entre palmeras.

Palmera Bantayan niño

Estrellas de mar Filipinas

Atardecer en Bantayan

¿Qué tendrá la vida isleña que engancha?

Un día dije que me quedaría varada en Malapascua y sé que otro día podría hacerlo en Bantayan. Pero todo esto ocurrió antes de que Siargao se interpusiera en mi vida y eso merece otro capítulo de mi historia de amor con Filipinas

(¡Ah! Y este paraíso forma parte de uno de los 7 que disfrutar por menos de 15€ al día en Filipinas…)

Paraíso Bantayan Filipinas

Datos útiles


Cómo llegar y salir


Primero necesitarás llegar al puerto de Hagnaya en la isla de Cebú. Para ello, dirígete a al Estación de autobuses Norte de la ciudad y toma alguno de los buses frecuentes de la compañía Ceres Liner. Sin demasiado tráfico, el trayecto dura unas 3 o 4 horas y cuesta 160 pesos.


Dos compañías de ferry hacen el trayecto que une Hagnaya con Santa Fe, en Bantayan:



  • Super Shuttle Ferry

  • Island Shipping Express


Los barcos salen aproximadamente cada hora desde las 6 de la mañana hasta las 5 de la tarde y el viaje demora aproximadamente una hora. El precio del billete es 170 pesos y las tasas del puerto son 20 pesos adicionales.


Si te apetece combinar el viaje con la isla de Malapascua, podrás hacerlo sin tener que volver a Cebu City. Toma cualquier bus desde Hagnaya hasta Bogo (todos los que van a Cebu hacen parada en esta ciudad), aquí tendrás que esperar a cualquier autobús que vaya al puerto de Maya.


Qué hacer



  • Explora las playas de la isla: Kota Beach (perfecta para ver el atardecer), Sugar Beach y otras cuantas que rodean la isla de las que es imposible conocer el nombre, ¡déjate llevar!

  • Alquila una moto para ver el interior de la isla y la vida diaria de las pequeñas ciudades de Bantayan (la capital) y Santa Fe.

  • Island Hopping: negocia con cualquier barquero la visita a otras islas como Virgin Island, una isla casi desierta. La cuestión es que tendrás que pagar para entrar…


Desgraciadamente, en Bantayan no encontrarás puntos de buceo interesantes.


Dónde dormir


En la zona de Santa Fe es donde encontrarás la mayoría del alojamiento. Si no vas en temporada alta (Navidad, Semana Santa o Año Nuevo Chino), lo mejor es llegar allí e ir preguntando, ya que así los precios serán algo más bajos que si reservas con antelación.


Yo me quedé a dormir en Bahay Kubo Guesthouse, un pequeño lugar regentado por una familia filipina. No tiene grandes lujos pero está en la playa, las habitaciones están limpias y puede ser interesante si viajas en grupo, ya que cuenta con una pequeña casa con cocina que se puede alquilar.


La habitación doble cuesta entre 400 y 500 pesos, dependiendo de tus habilidades de negociación y el tiempo que quieras estar.


La dueña se llama Mila y su teléfono es: +639085508621


Dónde comer y beber


En el pequeño pueblo de Santa Fe puedes encontrar algunas karinderias o eateries en las que comerte tu ración de chicken adobo. También hay un sitio de chaolong (noodles vietnamitas) en la calle principal: Palawenos Chaolong.


Las noches de los fines de semana se suelen animar. El Blue Ice Bar tiene música en directo y las sanmigueles corren que da gusto. También está en la calle principal de Santa Fe.


Si tienes dudas, ¡pregunta en comentarios!


¿Estás diseñando tu viaje a Filipinas y no sabes por dónde empezar? Comienza leyendo esta completa guía sobre el país.

Compartir es regalar amor...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn