Show Me The Money: Malasia

No voy a contar de nuevo el teorema del viajero que se rasca los bolsillos pero vaya por delante que en mi viaje aplica en todos los casos. Lo cierto es que viajar acompañada esta vez no le supuso ningún ahorro a mi cartera, ya que me quise pegar unas semivacaciones de viaje y, como verás más abajo, el nivel de gasto aumentó ligeramente a base de comidas contundentes (¿he dicho ya lo loca que me vuelve la comida malasia?) y alojamiento un poco superior al que estoy acostumbrada.

En total, en aquella visita (ya que he vuelto en dos ocasiones posteriores) estuve 28 días correteando por Kuala Lumpur, la selva malasia, las playas de las islas Perhentian y ciudades tan interesantes como Georgetown en Penang.

Ahora vamos a ver en qué se te puede ir la pasta dando vueltas por este país y comprobemos, de nuevo, si necesitas ser rico o no para viajar.

Cameron Highlands Malasia

Ya lo sabes, no engaño, cada día anoto en mi cuaderno los gastos en cinco categorías que me parecen las esenciales:

    1. Alojamiento.
    2. Comida: aquí incluyo también bebidas y las míseras cervezas que he podido tomar. Mucho ojo viajeros, el presupuesto se va fácilmente en bebidas espirituosas y yo prefiero comer a beber, y esto se aplica fácilmente en Malasia, donde el alcohol se paga bien caro.
    3. Transporte.
    4. Excursiones: todo tipo de entradas a monumentos o visitas guiadas.
    5. Otros: compras varias necesarias para seguir en ruta como cosas para el aseo, ropa o cachivaches.

Aquí no incluyo la categoría de visados porque los españoles tenemos 3 meses de visado en Malasia completamente gratis, ¡eso que nos ahorramos!

Malasia

Malasia es tan barata como tú te la montes pero no tanto como quizás Laos o Tailandia y es, en mi opinión, el país más caro del Sudeste Asiático tras Singapur y Hong Kong.

Pero vayamos por partes, ¿qué es lo que es caro? Pues, en realidad, nada. Veamos.

La partida más grande de gastos en este caso es la de alojamiento pero, si observo el gasto diario, en la mayoría de los ocasiones no nos dejamos más de 20-25 RM (5-6€) por persona. Malasia es un país sencillo para encontrar alojamiento medianamente barato y de calidad, con la única excepción de Kuala Lumpur, en la que se ven muchos zulos algo caros. Aún así, en la capital hay gran cantidad de hostels con todas las comodidades en los que puedes pagar entre 20 y 30 RM.

Si quieres darte un lujo y hacerte fotos en una piscinaca con vistas a las Petronas, ¡es el lugar! Además de opciones hoteleras nada escandalosas, existe la posibilidad de alquilar apartamentos bien chulos en plataformas como Airbnb y similares.

Plaza Merdaka Kuala Lumpur

Casas coloniales en Kuala Lumpur

En cuanto al transporte, aquí nos dejamos un buen pico pero es cierto que nos movimos mucho y que podríamos haber ido hasta Singapur desde Melaka en lugar de haberlo hecho desde Penang, es lo que tienen los cambios de planes. En general, el transporte en Malasia no está nada mal de precio y es bueno. Los buses deluxe son maravillosos, es como viajar en un sofá, ya que tienen tres plazas por fila totalmente reclinables e incluso con butaca que da masajes. Las carreteras son buenas, no hay más paradas que las establecidas y todo funciona a la perfección, ¿qué más se puede pedir?

En las ciudades es fácil orientarse y moverse a base de buses, metro y tren de una forma económica. Incluso en Kuala Lumpur hay bus gratuito que recorre los principales puntos de interés.

Transporte Malasia

Paseos por Melaka

No son pocas las actividades que puedes hacer en Malasia: desde buceo pasando por kayak hasta paseos de varios días en la jungla. El buceo no es nada caro y la inmersión se paga alrededor de los 75 RM (18-20€); sin embargo, yo únicamente hice una en Perhentian Kécil y me guardé sabiamente el dinero para invertirlo en las aguas de Indonesia. En general, no vi necesidad de contratar excursiones, ni siquiera para hacer los paseos más básicos en Taman Negara, de ahí que esta partida sea bien pequeña.

Taman Negara Malasia

¿Y qué pasó con la comida, Claudia? ¡Pues que me volví requeteloca! Viniendo de un mes por Laos comiendo mi (adorado) sticky rice con todo lo que pillaba, descubrí un nuevo mundo gastronómico en los kopitians de Malasia. La comida en este país no es cara pero si se quiere zampar más allá de los noodles (¡bendito char keow teow!), hay que pagar un poquitín más. Con semejante variedad y con los rotis por doquier, llenarse la panza era sustancialmente más caro que en Tailandia, sin tampoco pasarse. Es posible comer por algo menos de 4 o 5€ diarios.

El capítulo alcohólico es otra historia. La cerveza y las otras bebidas espirituosas son caras en Malasia porque están gravadas de sobremanera. Todo ello con la excepción de la isla libre de impuestos, ¡Langkawi! Si quieres darle a las birras en sus playas es posible por 0,50€-1€.

IMG_7628 (Copiar)

Aquí cuento hacia dónde se me fue la pasta en los 28 días que pasé en total en Malasia:

      1. Alojamiento: 831 RM (201,70 €)
      2. Comida: 560,90 RM (136,14 €)
      3. Transporte: 539,50 RM (130,95 €)
      4. Excursiones: 96 RM (23,30 €)
      5. Otros: 57 RM (13,80 €)
      6. Visado: 0

(Tipo de cambio en octubre de 2014: 1€ = 4,12 ringgits)

TOTAL: 505,89 EUROS – Esto hace un gasto diario de 18,06 € y 17,57 € si quitamos la partida de “otros”, que engloba gastos superfluos que podría haber evitado.

Juzga y valora lo que gastas diariamente en casa, ¿a qué esperas para lanzarte a la aventura?

Caminando Petronas

Compartir es regalar amor...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn