La Garganta del Salto del Tigre

La Garganta del Salto del Tigre es el cañón de río más profundo del mundo y uno de los atractivos de la visita a la región de Yunnan. Los paisajes verdes intenso mezclados con el potente amarillo del río Yangtsé en su camino desde el Himalaya hasta el Delta del Mekong vistos desde las alturas, el aire fresco y la sensación de soledad son las recompensas de un trekking de casi dos días, que algunas veces me dejó sin respiración.

Garganta del Salto del Tigre 3

Ese día me desperté antes de que sonara la alarma del reloj, temblaba de frío aunque estaba en pleno verano, la eterna primavera de Yunnan amanece con mañanas gélidas. Tocaba cerrar la mochila de nuevo, recomponerse y caminar. A las 7:15 de la mañana ya estaba montada en un bus lleno de extranjeros, en todo esos días por China no había visto tanto occidental junto.

Los veranos en Yunnan son húmedos y, aunque a lo largo del día suele mejorar, esa mañana no fue diferente y el ascenso comenzó en Qiaotou sobre las 10:00 intentando no caer sobre el barro.

Miento si digo que me gusta caminar por la montaña, miento si ese día no pensé varias veces en dejar la mochila en el suelo y quedarme allí sentada pero yo no salí de casa aquel día para ver sitios o hacer fotos, también salí para probarme a mí misma día a día y eso era lo que estaba haciendo en ese momento.

Garganta del Salto del Tigre 2

Los 28 bends de la Garganta del Salto del Tigre, a casi 3.000 metros de altitud, son la parte más dura del recorrido. Una de las chicas francesas a las que me uní iba, por suerte, marcando el ritmo en esas 28 curvas ascendentes que parecían no tener fin. A partir de ahí, a pesar de que las piernas me temblaban y la espalda me dolía, disfruté como una enana de las vistas del desfiladero y el paisaje de la montaña del Dragón de Jade desde la pared vertical de la montaña de Haba.

El silencio, la escasez de turistas aunada con lo parcas en palabras que eran mis nuevas compañeras hizo que me diera tiempo para pensar y repensar y, al llegar al espectacular albergue en la mitad del camino, escribir. El rato esperando el atardecer en la que llamaban la terraza inspiracional del Halfway Guesthouse fue uno de los mejores momentos de ese viaje por China.

Garganta del Salto del Tigre 4

La noche y el frío dieron paso a una mañana soleada y, a pesar de empezar a notar las piernas doloridas, el paseo hasta la orilla del río fue otro cantar. Pude sentir la fuerza del Yangtsé e imaginar a ese tigre de la leyenda escapando de su cazador saltando hacia la otra orilla. China está llena de historias y proverbios encantadores.

Otra etapa acababa y Shangri-La y sus aires tibetanos estaban a punto de comenzar…

Garganta del Salto del Tigre 5Datos útiles

El trekking de la Garganta del Salto del Tigre puede hacerse en dos días, pernoctando en algunas de las pensiones de la montaña, o en un solo día llegando únicamente a apreciar las vistas desde el mirador de la carretera y bajando hasta la orilla del río. Yo tomé la decisión de hacer la primera opción y puedo decir que valió la pena a pesar de ser algo cansado.

Para llegar hasta Qiatou, lugar donde comienza el trekking, lo mejor es salir desde Lijiang. En muchos de los albergues organizan el transporte hasta dicho punto, yo lo hice desde Mama Naxi’s y me cobraron 40 RMB. Está muy bien organizado ya que llevan tu mochila grande hasta un hostal que se llama Tina’s Inn, donde puedes recogerla al finalizar el trekking sin necesidad de volver a Lijiang.

El precio de la entrada es de 65 RMB pero si tienes algún carné que pueda parecer de estudiante se reduce a la mitad (32,5 RMB). El ticket se vende directamente en el autobús y es indiferente que vayas a hacer un trekking u otro.

El trekking no es duro para aquel que tenga una forma física más o menos buena. El camino está señalizado pero no está asfaltado en ningún momento, por lo que es recomendable llevar unos buenos zapatos y algo de abrigo, ya que por las noches refresca.

Aquí podéis encontrar un mapa con todos los puntos de interés. Antes de comenzar los 28 bends (28 curvas) hay un hotel en el que pararse a comer y a medio camino encontraréis varios albergues en los que pasar la noche. Yo me quedé en Halfway Guesthouse compartiendo una habitación doble por 90 RMB la noche, también tiene camas en dormitorio compartido. Las vistas son espectaculares pero las habitaciones son bastante malas, conviene mirar las otras opciones del pueblo.

Una vez llegas a la carretera que lleva de vuelta hasta Qiatou desde Tina’s Inn puedes volver a Lijiang o continuar hasta Shangri-La, ya que ellos organizan el transporte. El billete de autobús hasta Shangri-La cuesta 55 RMB y el viaje dura unas tres horas.

Compartir es regalar amor...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn