Shāxī, el oasis de Yunnan

Dicen que si tuvieras que elegir una región en China a la que ir, deberías visitar Yunnan. Yo añadiría: si tuvieras que elegir una ciudad, una sola a la que dedicar el viaje, esa tendría que ser Shāxī.

Entre Dali y Lijiang, desviándote un par de horas a través de Jianchuan, Shāxī aguanta estoicamente casi intacta como uno de los pocos oasis de la romántica Ruta de los Caballos y el Té. No es difícil imaginarse caravanas cargadas de té rojo tiradas por caballos y yaks recorriendo las calles empedradas de la ciudad.

Solamente hay que dejar volar la mente un poco para hacerse a la idea cómo serían los días de mercado en Shāxī, cómo se realizaría el intercambio de mercaderes venidos de todas la partes del mundo, las vestimentas occidentales mezcladas con el color azafrán de los monjes tibetanos, la cacofonía de idiomas, el olor a especias.

Los comerciantes y animales que recorrían los casi cuatro mil kilómetros que separan Yunnan de India y Birmania atravesando Tíbet y Nepal hacían parada en esta preciosa ciudad, que se convirtió en uno de los mercados principales de la ruta. El pu’er, el azúcar y la sal procedente del este se intercambiaban por los productos frescos producidos por los bai y los yi, quienes los traían de las pequeñas aldeas de los alrededores en sus carromatos tirados por mulas.

Rostros de Yunnan 9

En la actualidad la escena se repite cada viernes, el día de mercado. La calle principal de la ciudad se llena de puestos o simplemente lonas en el suelo y, a pesar de que ahora el intercambio se hace en yuanes, pueden verse a las mujeres con sus trajes tradicionales, portando cestos en la espalda y caballos amarrados para ser vendidos.

Pasear por Shāxī puede llevar treinta minutos o incluso días. Las preciosa calle Sideng, completamente de piedra y protegida por casas bajas en tonos ocres y de tejados puntiagudos, desemboca en la acogedora Plaza del Mercado. Esta pequeña plaza está restaurada con gusto, como toda la ciudad, así que siéntate un rato a contemplarla y disfruta de la auténtica China tradicional. Sāncénglóu (el Teatro de las Tres Terrazas) cuenta con un delicado escenario que puede verse en pocos lugares del país, ¿eres capaz de imaginar la plaza llena de caballos tibetanos unos cientos de años atrás?

Caminando por Shaxi

Si continúas andando, sin rumbo, porque así es cómo hay que hacerlo en Shāxī, darás con la puerta del Este. El puente Yùqīn era la entrada a la ciudad y por él pasaron miles de caravanas antes de entrar a la ciudad.

Puerta del Este Shāxī

Puente Yuquin Shaxi

Sigue caminando y piérdete por las calles, no tienes nada mejor que hacer. Explora las casas con sus patios centrales en las que conviven varias familias. Entra en alguna de la cafeterías con paredes de madera y detalles cuidadísimos y disfruta de un buen té.

Calles Shāxī 2

Parece que Shāxī todavía no es del interés de los grandes operadores turísticos chinos, que las cosas se están haciendo bien y la reconstrucción y cuidado de la ciudad se hace preservando su historia. Para mí Shāxī fue el oasis dentro de la vorágine turística china y espero que así sea durante mucho tiempo.

Calles de Shāxī

Datos útiles

Para llegar desde Dali hasta Shāxī hay que ir hasta la estación de autobuses de Dali (en Xianguan) y coger el primer autobús hasta Jianchuan. El billete son 41 RMB y el trayecto es de dos horas. Una vez en Jianchuan verás furgonetas en la estación de autobuses. Paga el billete en la furgoneta, son 10 RMB. ¡Atento a las curvas! En una hora estarás en Shāxī.

Para salir, ve hasta la pequeña parada de furgonetas, que salen aproximadamente cada hora desde las 7:30 hasta desde Jianchuan. Desde allí, coge autobuses hasta Lijiang (23 RMB o 50 RMB en minivan) o Dali (35 RMB).

Una buena y curiosa opción de alojamiento es Horse Pen 46, es una casa antigua, una suerte de caballerizas con un precioso patio interior bai. Los chicos que la atienden hablan inglés y son muy majos. La cama en dormitorio compartido son 30 RMB, mientras que las habitaciones dobles son 80 RMB.

Compartir es regalar amor...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn