¿Qué será lo que tiene Pai?

Todo el mundo habla de Pai pero, si te paras a pensarlo, esta pequeña ciudad del norte de Tailandia poco tiene que ver y que hacer más allá que dejarse llevar entre arrozales, ríos y montañas de un verde que duele a la vista; bañarse en cascadas y aguas termales; o ver pasar “a los de siempre” por las dos calles que la conforman.

Las vistas de Pai desde el mirador del poblado chino.

Las vistas de Pai desde el mirador del poblado chino.

Pai —tres letras— tiene, como diría Paulo (ese portugués bonachón que conocí en Bali), magia.

Las cataratas Mo Paeng en Pai.

Las cataratas Mo Paeng en Pai.

Rezuma encanto, tranquilidad —a pesar de las hordas de chinos que se ven últimamente por allí—, buen rollo y, por eso, más de uno se ha acabado quedando atrapado en el pueblecillo de Chiang Mai.

Pai es (o era) hippie, si lo buscas. Si cruzas el río y te atreves con el barro en temporada de lluvias, te encuentras con cabañas de bambú que abrazan una escuela para aquellos que se quieren introducir en el mundo del circo. Yoga, aprender a bailar el hula-hoop, equilibrismo… venga, alguna vez has querido hacer algo de esto, ¿por qué no en Pai?

La Circus School de Pai.

La Circus School de Pai.

Un par de bares al otro lado del río Pai ofrecen noches de reggae mientras se disfruta de una Chang. Y cuando surge el nuevo día, los alrededores tienen naturaleza para darte hasta que te canses (si es posible hacerlo alguna vez…)

El mirador del poblado chino.

El mirador del poblado chino.

Tres letras tiene Pai, tres letras que dan nombre a una experiencia y no a una ciudad. Pai es una forma de pasar los días que nadie sabe concretar con lugares o hechos en particular. Hippie, happy, ponla en la casilla que quieras pero, tenga lo que tenga, Pai se gana a cualquiera que se atreva a saborearla como se merece.

Datos útiles

Para llegar desde Chiang Mai a Pai salen minivans frecuentes desde la estación de autobuses que hacen el trayecto de dos o tres horas hasta allí. El precio desde los hostels del centro de la ciudad hasta el centro de Pai son 180 baths (incluye el traslado hasta la estación). Para volver salen furgonetas cada hora desde la pequeña estación de Pai por 150 baths.

Para moverse por Pai lo mejor es alquilar una moto por unos 100-150 baths. Aya Service (junto a la estación de buses) es un sitio de fiar. Las carreteras están bien pavimentadas y no suele haber mucho tráfico, así que hasta los principiantes puede animarse. Ármate de un buen mapa y ¡a explorar!

Estuve durmiendo el primer día en KK Hut por 220 baths la habitación doble con desayuno. Descarté la idea después porque había llovido y para ir caminando al pueblo te ponías de barro hasta las orejas. Cabañas de madera con la cama en el suelo y mosquitera pero muy básicas y baño compartido. Buen desayuno y dueños muy agradables.

Los siguientes días estuve en Tayai’s Guesthouse por 200 baths la habitación doble. Cuartos con baño, ventilador e incluso televisión y a un paso de las calles más animadas de Pai. Muy recomendable.

Hay gente que prefiere alojarse en la Pai Circus School, a un paso de la citada KK Hut. Tienen bungalós de madera algo más caros que KK Hut pero la piscina y las vistas son preciosas.

Para comer barato y bien, al lado del Maya’s Burger Queen hay un lugar muy básico que sirve comida tailandesa a muy buen precio. Cada noche, la calle principal se llena de puestecitos de comida, por si te apetece picotear.

¿Buscando comida occidental? Witching Well no está nada mal, aunque las hamburguesas dejen bastante que desear. Decántate por la pasta 😉

En cuanto a bares: Sunset Bar, Spirit Bar o Ting Tong parecen una apuesta segura.

No debes dejar de ir al mirador del poblado chino llamado Yun Lai (20 THB con té y platanos), a las fuentes termales del Parque Nacional Huai Nam Dang (200 THB), las cataratas Mo Paeng (gratis) o dar un paseo por el Pai Canyon (gratis). Por lo demás, déjate llevar entre arrozales y disfruta del sosiego que ofrece Pai.

Compartir es regalar amor...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn