Hambrienta en Sri Lanka

Sí, lo reconozco soy una adicta y como si formar parte de un blog de hamburguesas no fuera suficiente creo que en este blog falta reflejar lo que es una de mis pasiones y una actividad que me sigue pareciendo fundamental para conocer en profundidad un país. Sí, no penséis mal, hablo del acto de ZAMPAR.

Zampar, engullir, saborear, yantar, paladear, hacerle fotos para que tus padres vean que comes bien y después (¿por qué no?) contarlo para que cualquier loco como yo pueda imaginarse qué estará devorando allí donde ponga el pie.

Así que, como Tailandia va a merecer un capítulo más exhaustivo, esta vez me parece que toca centrarse en la gastronomía de uno de los países que más me ha gustado en estos casi cinco meses de viaje: Sri Lanka.

Empezar diciendo que la comida en la antigua Ceylán me defraudó puede ser un tanto excesivo pero es un hecho que para el que vaya esperando la variedad gastronómica de la vecina India, se va a llevar el mismo chasco que me llevé yo. Y es que, a pesar de que el rice & curry (unos 3 o 4 euros por persona) sea el plato estrella del país, difícilmente son comparables al número de combinaciones posibles de su hermana, además de que en muchos restaurantes y hoteles del país únicamente puede comerse a mediodía debido a su larga elaboración…

Si vas a Sri Lanka, conciénciate, en cada casa de comidas vas a encontrar lo mismo: noodles fritos con verdura y carne (1 o 2 euros), arroz frito con verdura y carne (1 o 2 euros) y mi adorado kottu roti (1 o 2 euros), esto es, una suerte de pan típico del país troceado mezclado con los mismos ingredientes que los platos anteriores. Todo aderezado de un surtido de picoteo que verás nada más entrar, son los short eats (precios variados, aproximadamente 0,20€) o una especie de masa de empanadilla con un relleno normalmente sorpresa a base de carne, pescado y/o verduras. Suelen ser la base de alimentación perfecta cuando no se tiene mucho tiempo para pararse a comer entre monumento y monumento pero si, como una servidora, los usáis para cada parte del día, pueden acabar cansando.

Cuando se trata de desayunar y se tiene tiempo para ello, prueba los deliciosos hoppers, una especie de crêpes algo más delgados y que suelen tener un huevo dentro. Además, el festín se suele acompañar de string-hoppers con coco, es decir, unos espaguettis hechos de la misma pasta que sus hermanos los hoppers y con sabor algo más dulce.

Si estás por Kandy, no dejes de pasearte por una de las estupendas panaderías y cafeterías al estilo british para hincarle el diente a la bollería o probar la cuajada local.

Comida Sri Lanka

De izquierda a derecha y de arriba a abajo:

  1. Rice and curry con sardinas y chutney de mango con chile.
  2. La cerveza Lion, la estrella de Sri Lanka.
  3. Una de las pastelerías de Kandy, herencia británica.
  4. La hamburguesa que me autoregalé el día que me encontraba mal en Nuwara Eliya.
  5. Arroz y curry casero en Ella, pedido con 4 horas de antelación.
  6. Hoppers de huevo para desayunar.
  7. Frutas y verduras en el mercado de Kandy.
  8. Cuajada con pseudomiel y té con leche.
  9. Kottu roti con verduras.

Tengo que reconocer que la versión dulce de estos shorts eats hacían mis delicias. Los de coco por dentro, los pseudo churros dulces mojados en uno de los mejores tés del mundo es algo difícilmente superable.

Hablando de bebidas, los amantes del té lo pasarán pirata disfrutando del que se produce en las Tierras Altas de Sri Lanka, aunque mucho ojo con su variante con leche, que puede hacerte diabético con solo un sorbo. Yo me enamoré de los king coconuts (menos de 1 euro) cuando paseaba muerta de calor, perfectos para afrontar la deshidratación.

Y, por fin, el homenaje del viajero, la buena cerveza Lion fresca al final del día. Deleitarme con ella en una de las playas del sur del país al caer la noche fue uno de los grandes placeres del viaje, aunque eso signifique rascarse el bolsillo solamente un poco. Los 600 mililitros de zumo de cebada no suelen superar el par de euros en un bar y, aún no siendo experta, puedo decir que era bastante decente.

Comida Sri Lanka 2

De izquierda a derecha y de arriba a abajo:

  1. Short eats dulces para desayunar junto al té.
  2. El precioso king coconut que salva de la deshidratación.
  3. Un rice and curry local.
  4. Desayuno en toda regla.

Mucho ojo a los siguientes artículos gastronómicos del blog porque vendrán mucho más cargados que este… Solo adelanto que ¡me he enamorado locamente de la comida en Malasia!

¿Te ha entrado hambre?

Compartir es regalar amor...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn