Show Me The Money: Sri Lanka

¿Y todo esto cuánto cuesta? Eso es lo que muchos se estarán preguntando.

Safaris, playas, entradas a monumentos, puede decirse que en Sri Lanka no me privé de grandes cosas y cuando gastaba y gastaba tenía miedo de lo que las cuentas mostrasen. Recuerdo que cuando hice la suma no daba crédito, no me había pasado demasiado de “mi presupuesto diario” (y lo pongo entre comillas porque de esto pienso hablar algún día…).

Minneriya

Como ya conté antes, no soy pesetera pero me gusta ser meticulosa y tener el control de lo que hago, así que cada día anoto los gastos en cinco categorías que me parecen las básicas cuando se está en ruta:

    1. Alojamiento.
    2. Comida: aquí incluyo también bebidas y las míseras cervezas que he podido tomar. Mucho ojo viajeros, el presupuesto se va fácilmente en bebidas espirituosas y yo prefiero comer a beber.
    3. Transporte.
    4. Excursiones: todo tipo de entradas a monumentos o visitas guiadas.
    5. Otros: compras varias necesarias para seguir en ruta como cosas para el aseo, ropa o cachivaches.

A esta hay que adicionar la de visados, que en el caso de Sri Lanka sí corresponde.

Buda de Aukana

En Sri Lanka pasé 20 días completos haciendo el cabra por todo el país. Podéis ver el itinerario completo aquí, que voy actualizando según el viaje me permite.

En general, puedo decir que la Lágrima de India es un país barato para viajar y más si se hace por libre y acompañado. Por libre todo sale más económico, como en todas partes del mundo, y en Sri Lanka es totalmente posible viajar a tu aire en todo tipo de transportes públicos. Personalmente, no me imagino recorriendo el país en un coche con chófer, muchos de los buenos recuerdos que guardo de mis días en Ceylán sucedieron en buses públicos con música a toda pastilla o con el traqueteo del tren de fondo.

Ir acompañado también reduce ligeramente los gastos. Sri Lanka no es aún un país preparado para mochileros. Las opciones de alojamiento se reducen a hoteles o guesthouses, por lo que las camas en dormitorio son difíciles de encontrar, tanto que yo no vi ninguna… El concepto de habitación individual tampoco está implantado, así que toca hacer entender que no se va a compartir la habitación con nadie para que el precio se reduzca. Por ello, si se viaja en compañía, la partida de alojamiento puede que sea aproximadamente un 30% más barata que la mía.

Donde yo creía que mi dinero volaba era en las entradas y las excursiones. Ya he hablado en alguna ocasión del precio descorazonador de las entradas a monumentos en Sri Lanka, así que cada vez que tenía que pagar 25 o 30 dólares notaba el puñal en mi corazón. Aún así, los precios de la comida (bien barata si te decantas por sitios locales) y del transporte (casi ridículo) hacen que el balance sea positivo para quien no tenga muchos billetes en la cartera.

Color, color, color

Lo dicho, aquí detallo hacia dónde va la pasta uno de los países más bonitos que he visitado durante 20 días:

      1. Alojamiento: 22.900 rupias (129€)
      2. Comida: 12.396 rupias (70,09€)
      3. Transporte: 7.929 rupias (44,80€)
      4. Excursiones: 16.800 rupias (94,90€)
      5. Otros: 2.095 rupias (11,80€)
      6. Visado: 30 USD (3.912,14 rupias o 23,70€)

TOTAL: 66.032 rupias (373,06€) – Esto hace un gasto diario de 18,65€ y 18,06€ si quitamos la partida de “otros”

¿Barato o caro? Bien es verdad que las infraestructuras turísticas de Sri Lanka no guardan una relación calidad-precio similar a las de otros países asiáticos, como podría ser el caso de Tailandia; sin embargo, aquellos que se contenten con satisfacer sus necesidades básicas y quieran vivir una experiencia 100% cingalesa saldrán de Sri Lanka con la sensación de haber invertido bien su dinero.

Las plantaciones de té de Nuwara Eliya

¡Y que viva Sri Lanka!

Compartir es regalar amor...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn