Lo que viene después de tomar la GRAN decisión – ¿Qué hacer?

Haces lo más difícil, das el paso, decides que tú también puedes hacerlo y que te vas a lanzar con la mochila al hombro a que tus días sean diferentes pero… ¿por dónde vas a empezar? ¿qué tienes que preparar?

Como todo en la vida, todo depende de la persona, aunque quizás mi experiencia sirva a algún enamorado de la aventura.

La mochila en Vang Vieng, Laos

No dejo de hacer desde aquí también una publicidad gratuita de un buen libro de mis queridos Pablo e Itziar en el que podéis encontrar información detallada que será útil para aquellos que no han hecho viajes de más de un par de semanas y están deseando embarcarse en algo más largo.

Cómo preparar un gran viaje es algo así como el libro rojo de los viajeros y podéis encontrarlo aquí.

Pero vamos allá, ¿qué se me pasaba a mí por la cabeza durante los casi los 9 meses que pasaron desde que tomé la decisión de partir hasta que realmente lo hice?

1. Ahorra como si fuese lo más importante que fueses a hacer nunca

Empiezo por la pasta, lo que más preocupa a muchos… Vuelvo a repetir que yo solo soy rica en tiempo pero, obviamente, mientras trabajaba de sol a luna muchas veces en Madrid ahorraba todo lo que podía.

Ahora, desde la lejanía, veo como todo el dinero que ganaba lo invertía en viajar como una yonki de la adrenalina. Hubo un momento en el que cambié el chip y me di cuenta de que no necesitaba nueva ropa ni salir de copas cada fin de semana, simplemente necesitaba poner más empeño en lo que me hace feliz.

Créeme, los 20€ de esa blusa pueden llegar a ser dos días en Tailandia disfrutando como una enana de khao sois y mango sticky rice.

Así que márcate un objetivo, decide cuánto tiempo quieres viajar (aproximadamente), hacia dónde (en Australia el dinero no te va a dar para mucho pero en Asia sí), piensa qué ritmo quieres llevar (no te importa dormir en hoteles de -5 estrellas y comer comida callejera o eres más especialito) y baraja tus opciones.

¿Quieres viajar hasta que el dinero se acabe o prefieres tener un colchón por si algún día vuelves…? ¿Has pensado en trabajar durante el camino? A veces puede trabajarse por comida y alojamiento y otras puede sacarse algo de dinero. ¿Quieres hacer algún voluntariado?

En definitiva, todo depende del ritmo de cada uno y yo solo puedo decir desde aquí que (como todo en la vida), con un poquito de esfuerzo y sacrificio, se puede.

En cifras, una vuelta al mundo de 12 meses (según los cientos de blogs que leí mientras masticaba mi decisión) suele estar entre los 7.000€ y 12.000€ según el nivel de gasto de cada uno y el tiempo que se dedique a países “más o menos caros”.

2. Deja tu trabajo o deja lista las cuestiones laborales

Si tienes trabajo y decides mandar a tu jefe a tomar viento fresco, planea bien cómo y cuándo hacerlo.

¿Quieres currar hasta 15 días antes de partir (o los días de preaviso que tengas en tu convenio laboral) o quieres hacerlo más tranquilamente y pasar tus últimos días hinchándote a queso, salmorejo y pescaíto con tus padres?

Todo dependerá de tu objetivo monetario y del papeleo que tengas que preparar. Ya os digo que en el caso de una dimisión más bien poco… Con ingresar el cheque del finiquito es más que suficiente.

En el caso de que estés en el paro, debes saber que si sales más de tres meses de España sin justificación aparente puedes quedarte sin prestación al desempleo. Puedes paralizarla durante el tiempo que estés fuera alegando motivos formativos y retomarla una vez que vuelvas. Infórmate.

La vida dura de Ko Tao

3. Chequea tu salud

Piensas que eres de acero pero no estaría de más hacerse un chequeo un par de meses antes de salir por si las moscas.

Análisis de sangre y de orina, revisiones dentales y ginecológicas para las mujeres al menos.

4. Acude al centro de vacunación internacional

Ha llegado tu gran momento. Tantas veces pasando por centros de vacunación internacional y esta es la tuya. Esta vez, cuando te pregunten a qué país/es vas vas a poder decir: a TODOS. ¡Tan ancha!

Un par de meses antes (en el caso de que no tengas muchas vacunas puestas) deberías pedir cita en el centro de vacunación internacional más cercano que tengas y consultar con el médico. Hay vacunas que necesitan un par de dosis, entre las que tiene que mediar tiempo, así que más vale no correr riesgo y dejar este punto listo cuanto antes.

No te olvides de preguntar al médico por el tratamiento de la malaria (normalmente en las pastillas de Malarone) para adquirirlas con receta en la farmacia.

5. Busca un billete barato

A no ser que pienses empezar desde la propia puerta de tu casa con el primer autobús que pase (cosa que no es mal plan), un par de meses antes deberías empezar con la búsqueda de un billete de avión.

Yo me pasaba las horas muertas con mi investigación favorita en Skyscanner: España – cualquier lugar, fechas: mes completo. Así fue como di con mi vuelo Málaga-Bangkok por 240€ comprado con un solo mes de antelación.

Está claro que los vuelos a Europa o a Oriente Medio suelen ser más baratos pero los precios de los trayectos hacia Asia pueden llegar a ser de risa. Compara salidas desde varios puntos de España y no te obsesiones con llegar a un país en concreto, mira aeropuertos cercanos. Recuerda que luego tendrás todo el tiempo del mundo para llegar al otro.

Intenta comprar con la compañía en cuestión directamente, ya que hay buscadores que cobran por la gestión y asegúrate de lo que estás comprando (equipaje, servicio de cátering…)

En el caso de viajar solo con billete de ida (¡bien hecho!) algunos países te pedirán un billete de salida para concederte el visado de entrada. A veces es suficiente con un billete de tren o bus pero son difíciles de comprar desde España; otras, necesitarás comprar un billete de salida del país. En Asia podrás hacerlo por unos 20€, ya que las compañías de bajo coste abundan pero también puedes hacer una reserva y luego cancelarla o decantarte por falsificar alguno (¡yo no me hago responsable!)

Relajarte en Maldivas

6. Gestiona tu alquiler

¿Vives de alquiler? ¿Tienes un piso? Quizás es el momento de planificar la mudanza o si quieres sacar algún rendimiento con tu apartamento.

7. Compara seguros de viaje

Al menos con un mes de antelación empieza a tantear los diferentes seguros de viaje del mercado. La sanidad privada en muchos países es cara y puedes llevarte un buen disgusto cuando la cuenta llegue a tus manos tras ser atendido…

Analiza atentamente las coberturas, sobre todo las sanitarias. En el caso de coberturas para perdida de equipaje, robo, reembolso del billete, etc. valora tu tipo de viaje. Para mí es muy importante la cobertura de robo de objetos tecnológicos, por lo que suelo prestar atención a este apunte.

Infórmate bien, habla con ellos y valora. Estas son algunas de las compañías de seguro más adecuadas para un viaje de larga duración: World Nomads (atención en inglés), Iati (siendo lector del blog podrás obtener un 5% de descuento)…

Ten en cuenta que si buceas la mayoría de estos seguros no son válidos. Yo me hice uno específico por 35€ de AXA (AXA Diving 3.0) que me sirve para un año y ojalá no tenga que usarlo nunca.

buceo-sipadan

8. Abre cuentas bancarias, obtén tarjetas y saca dinero de bolsillo

Hazlo con antelación suficiente, estudia qué tipo de cuenta te interesa y si necesitas o no domiciliar recibos o tener un determinado nivel de saldo.

Si tienes unos 40.000€ (antes no era así), quizás te conviene tener cuenta en Citibank. Sacar dinero en cualquier cajero de este banco en el mundo es gratis y la red es grande.

Si tus ahorros son más modestos y eres español quizás te interesa echar un ojo a Abanca o a Evo. Las condiciones de la Cuenta Inteligente de Evo son ideales para aquellos que viajamos por un periodo largo de tiempo y no queremos cargar con dinero encima. Todas las retiradas de efectivo de Evo en el extranjero son gratuitas.

ING Direct tampoco carga comisiones excesivas por sacar dinero en el extranjero y su banca electrónica es eficiente.

Es conveniente tener dinero en varios bancos y tener tarjetas diferentes (MasterCard y VISA), así como autorizar a familiares para cualquier cosa que pueda ocurrir.

Por otro lado, también está bien mantener una cantidad de reserva en efectivo (euros o dólares a poder ser) para cualquier emergencia. Llévala repartida en varios sitios de tu equipaje en caso de emergencia.

9. Examina tu pasaporte

¿Tienes el pasaporte con menos de 6 meses de validez o te quedan pocas hojas libres? Pide cita con antelación para renovarlo, en muchos países no te dejarán entrar si cumples esas condiciones.

10. Estudia si necesitas visados

¿Ya sabes a qué país vas primero? Es el momento de mirar si necesitas visado o no. Aún así, no es necesario que tengas el visado listo para cada país que vayas a visitar desde España, en las capitales de determinados lugares podrás obtener el de un tercer país casi de forma más barata y más sencilla.

11. Da de baja domiciliaciones

ADSL, luz, agua, suscripciones a revistas… Deberías preavisar.

Te interesa, en cualquier caso, mantener el número de teléfono. Actualmente, hay muchos bancos que requieren la verificación por SMS para algunas de las transacciones de la banca electrónica.

12. Sácate el carné de conducir internacional

Nunca se sabe, ¿moto en una isla de Tailandia? ¿caravana en Nueva Zelanda? El carné internacional se tramita en cualquier jefatura de tráfico y al momento.

En España es fácil: pide cita previa, rellena el formulario, lleva un par de fotos recientes y paga los 10€ necesarios, tendrás una horrorosa cartilla de racionamiento en tus manos al instante.

Ataque del elefante en Sri Lanka

13. Escanea toda la documentación

Te será útil en algún momento, escanea pasaporte, póliza del seguro, cartilla de vacunas, DNI… y súbelos a alguna “nube” o enviátelos por correo electrónico.

14. Otorga poderes notariales

Si se te queda algo pendiente que hacer en tu país o crees que puedes tener algún problema, quizás deberías considerar el dar poderes notariales a alguien de confianza.

15. Prepara el botiquín

Acude a tu médico de cabecera y consulta sobre aquellos medicamentos que podrías necesitar. Es útil tener un listado con sus nombres, para qué son útiles y su posología.

Tampoco vayas cargado de medicamentos, solo lleva los más básicos. En los países a los que vas también hay farmacias.

Comida humeante en China

16. Revisa tu equipo

Repasa qué tienes en tu poder y qué necesitas comprar para estar listo. No te agobies, recuerda que el mundo es grande y que puedes comprar lo que se te haya olvidado allá donde estés.

Valora si necesitas llevar el ordenador contigo o no. En Asia encontrarás cibercafés al pegar la primera patada y bien de precio, sin embargo, en zonas rurales puede ser complicado. Desconexión o no…

17. Reserva o echa un vistazo a algún hotel para la primera noche

Estarás desorientado y cansado, busca alguno que te convenza para pasar el jet lag. O, mejor aún, haz couchsurfing, el aterrizaje al país en casa de un local será mucho más leve.

18. Hazte un blog

Pero hazlo para ti. Bloguea lo que sientes, bloguea para los que se preocupan por ti y cuenta lo que te apetezca. No busques el Olimpo Bloguero, no intentes ser Machado, no busques ganar dinero, sé tú mismo y disfruta escribiendo. ¿Qué sentido tendría sino?

Al menos, escribe en una libreta una vez al día, luego me darás las gracias.

Si te animas, aquí te dejo algunos consejos de Alejandro sobre cómo crear un blog de viajes.

Sonrisas de Laos

Y no, no voy a decir que decidas la ruta de antemano. Sueña fuerte, sueña por el camino, déjate llevar y ve hacia donde te apetezca.

Y, sobre todo, DISFRUTA. Disfruta del antes, de los preparativos, del ahora y del después. Disfruta hasta de un viaje de 15 horas en 4 transportes diferentes, en los cuales escribí este post.

Compartir es regalar amor...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn