Pidurangala y Sigiriya, Sri Lanka desde las alturas

Hay ciertos lugares en Sri Lanka que no puedes evitar y ese es el caso de Dambulla o Sigiriya.

Alex, Gina y Lluc iban en la misma dirección y pronto me convertí en la cuarta de la familia. Cogimos la primera minivan hacia la ciudad de las cuevas y en un par de horas ya estábamos situados. El aire acondicionado se paga caro, después nos daríamos cuenta de que viajar en furgoneta cuesta mucho más que hacerlo en autobús local.

Esos días tuve mi propia mansión con dos camas de matrimonio en Dambulla, la perfecta base para explorar lo que para mí es la zona cultural más bonita de Sri Lanka. El Nature Tourist Inn tiene dos habitaciones básicas al borde de la carretera y un dueño que es un tesoro. Hablamos de sus planes hoteleros para el futuro, la renovación que quiere hacer y la promoción en las redes sociales. Yo, por mi lado, sueño con mis propios planes hoteleros algún día…

Hoy es un día grande, hoy subiré la gran roca de Sigiriya, una imagen que llevo viendo mucho tiempo por todos sitios. Una vez más, me siento afortunada hasta el infinito de poder ver con mis propios ojos lo que mi cabeza llevaba imaginando años.

Casi nadie se acerca pero la pequeña montaña de enfrente, Pidurangala, ofrece unas vistas de escándalo de su famosa hermana por muchas rupias menos.

Sigiriya desde Pidurangala

Sigiriya desde Pidurangala

Es el momento de decirlo, en Sri Lanka se han pasado más que tres pueblos con los precios de las entradas para extranjeros. Creo firmemente en el pago para la conservación pero me parece un abuso que las entradas a Polonnaruwa y Anuradhapura sean 25$, la de Sigiriya 30$, la de Aukana 750 rupias… y comer un kothu roti sea 1€. El afán recaudatorio se ha disparado y ya no existe ni el famoso ticket combinado de hace unos años. Quizás alguien debería replantear el esquema…

La subida a Pidurangala es más corta de lo que esperado (aunque más vale ir preparado con agua antes de entrar porque no hay ningún solo puesto de bebidas en la zona) y el regalo son las mejores vistas de la Roca del León y sus alrededores.

Por si el día en bici de ayer y la subida de este mediodía no habían sido suficientes, Sigiriya esperaba. A las 15:30 la contemplo intentando imaginarla en la plena locura del rey Kasyapa, en pleno funcionamiento.

Detalles de Sigiriya

Detalles de Sigiriya

Mató a su padre (el rey) y exilió a su hermano (el heredero) por pura envidia. Ante el miedo de su regreso, Kayapa construyó su palacio en la cumbre y levantó la estatua de un león enorme -de la que ahora únicamente quedan las garras- para atemorizar al ejército invasor. Ni el león ni la altura salvaron lo inevitable, se clavó una espada cuando se vio sin escapatoria.

Envidioso y egocéntrico, nos regaló a todos algo tremendamente especial, aunque poco queda ya de lo que realmente tuvo que ser. Dejo volar la imaginación y dibujo en mi cabeza un palacio real en las alturas, un jardín repleto de la exuberante vegetación de este país y una fiesta llena de color y danzas esrilanquesas… He encontrado un nuevo lugar preferido para querer trasladarme al pasado.

Las vistas desde Sigirya

Las vistas desde Sigirya

No sé si es que el calor apretaba demasiado o si es que la hora de cierre se echaba encima pero, a pesar de que aquella biblia llamada Lonely Planet recomienda no ir en domingo (bingo), ahí no quedábamos más que unos cuñaos chalados subiendo escalones.

Tras unos metros de subida, las misteriosas damas aparecen dibujadas en la roca. ¿Cómo pudo alguien llegar hasta ahí para dibujar algo tan precioso (y voluptuoso)?

Las damiselas de Sigiriya

Las damiselas de Sigiriya

En la cima no quedan apenas más que unos cimientos de lo que fue una verdadera ciudad pero el espectáculo en color rojizo de la puesta de sol va a empezar y Alex, Lluc y yo no estamos dispuestos a perdernoslo.

Sigirya al atardecer

Sigirya al atardecer

Datos útiles

Llegar a Dambulla desde Anuradhapura es sencillo. Basta con ir a la estación de autobuses (puedes ir andando desde Harischandra Street, la calle de los hoteles) y comprar el primer billete de bus o minivan (con aire acondicionado). Estas últimas son bastante más caras pero salen con más asiduidad porque se llenan más rápido. El trayecto es de aproximadamente dos horas y cuesta 360 rupias.

Para llegar a Sigiriya desde Dambulla se puede tomar un bus desde la estación de autobuses por 40 rupias y en una hora habrás llegado a la entrada. Puedes caminar desde la carretera hasta el puesto de tickets o tomar un tuk tuk.

Pidurangala está a un buen paseo andando desde donde deja el autobús por lo que para ahorrar tiempo y gotas de sudor puedes tomar un tuk tuk por unas 100 rupias.

Para volver hacia Dambulla hay que tener en cuenta el horario de los últimos autobuses. Según me contaron cuando pregunté, el último salía a las 17:00 desde Sigiriya. Si se te hace tarde siempre puedes tomar un tuk tuk por unas 1000 rupias.

Si sois varias personas merece la pena hacer la visita a última hora para evitar aglomeraciones de gente y disfrutar de la puesta de sol.

Subir a la cumbre de Pidurangala son 300 rupias, mientras que Sigiriya son 30$ o 3900 rupias.

Yo me alojé en el pequeño Nature Tourist Inn en Dambulla. Está a unos dos kilómetros del “centro” de la ciudad y si no se quiere ir andando pasan buses frecuentes por 10 rupias. Las habitaciones son amplias y están limpias. Tienen ventilador y wifi. Si tienes ganas de probar un desayuno auténtico, no dejes de pedírselo a Thoms el día de antes y lo tendrás con puntualidad británica a la mañana siguiente. La familia duerme en la misma casa, así que es caserísimo.

Yo regateé el precio para la habitación para mí sola desde 2.500 rupias hasta 1.300.

Estos son los datos:
44th Mile Post, Temple Junction, Kandy Road, Dambulla.
Email: naturetouristinn@gmail.com
Móvil: +94 779 120 855

La opción más limpia y a la vez económica de Dambulla para comer es el Benthota. Tienes kothu roti, fried rice y noodles para rato, así como un montón de snacks (short eats).

Compartir es regalar amor...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn